#CartasaExtrañas de -J.L- a -C- «Yo me quedo en casa y escribo mi novela”

16

Marzo 15, 2020

11:20 a. eme

Querida C,

Entonces imagino que realmente estamos más cerca de lo que podríamos pensar, sobre todo en estos tiempos de virus y miedos mediáticos. Qué bueno que las cartas nos acerquen, ¿no te parece? Imagino que las cartas podrían convertirse en un oleaje de buenas noticias, de agradecimientos a las pequeñas cosas que nos rodean, compartir esas anécdotas cotidianas como los abrazos eternos al perro manso o como me cuenta Juliana que su gata tiene esos rituales de amor a ciertas horas del día y dan ganas de quedarse a dormir en su barriga (de hecho Juliana lo hace). Creo que en estos tiempos, necesitamos ralentizar y la misma consigna de los gobiernos en quedarnos en casa, es una oportunidad para dialogar con una misma, con el perro, con la plantica que prometiste no dejar morir, con la novela que grita desde el cajón, con el cuerpo que necesita que lo pechiches, estar disponibles a la escucha y a la solidaridad, quedarse en casa y escuchar a los pájaros a los 4 a eme, el latido de tu corazón cuando respiras profundo y escribir cartas a quien extrañes o quien te necesite del otro lado.

Me alegra que con Lor vaya de alguna manera mejor que cómo te sentí en la primera carta. Bonito sería que le volvieras a escribir cartas, sería como un abrazo a la distancia de esas 9 horas.

Gracias por preguntar por mi estado de ánimo, estoy muy bien, antes de que ocurriera esto del virus, ya había decidido quedarme en casa por un tiempo prolongado, y aquella novela que gritaba desde el cajón: abrazarla y prometerle que voy a darle esa oportunidad de existir en la voz de lectores, a esto se le sumó Juliana, mi compañera de escritura, y decidimos retarnos a terminar nuestras novelas al mismo tiempo y escribirnos cartas de ánimo, así sea para confesarnos que un día fallamos y que no está mal, habernos saltado algunos párrafos. Ojalá ella fuera mi vecina y así podríamos colarnos en la novela de la otra, ¿te imaginas si cambiaramos roles de escritoras? ¿Que ella escribiera mi novela y yo la de ella? Aunque si lo pienso, esa travesura sería un poco cobarde, no mirar de frente tu propia historia y llevarla hasta el final, ¿no crees?

Entonces, tienes razón en imaginarme feliz, aunque prefiero el estado de estar contenta, el café lo dejé, y aunque parezca poético el cliché de la escritora que escribe a tinta y deja hojas sueltas por ahí, te confieso que escribo directo en una máquina de escribir, una Remington del 69, no hay hojas sueltas porque todas están pegadas en la pared para ir hilando escenas y en la computadora ordeno las escenas en un excel, (soy muy metódica y precisa para dejar que el desorden físico se tome mis espacios) lo que sí tengo es un cuaderno de notas debajo de la almohada, tal vez este ritual sucede de esta manera, porque no importa el soporte donde se escriba, lo importante es hacerlo.

Gracias por escribirme, espero saber de ti, ¿a qué te dedicas? pero para que no sea una respuesta corta, ¿por qué te dedicas a ello? ¿te hace feliz? ¿qué sucede en un día cualquier de tu vida?

Sinceramente,

J.L

P. D. por cierto, ya voy en la página 226 de la novela.

 

***

P. D. 1: J.L responde a la Carta de -C-: “Pequeñas acciones”

P. D. 2: Para no perderte el hilo conductor de todas las cartas, sigue nuestro MAPA y lee el post: ORIGEN

***

P. D. 3: Si quieres participar en la cartas abiertas de J.L y Juliana, sigue toda la correspondencia en: @cartasaextranas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.